El Placer de Escribir Tus Personajes

Objetivo: Alentar la construcción de tus personajes.

Dirigido a: Quien sienta deseos de crear y plasmar sus historias.


Los personajes

Parte esencial de toda historia son sus personajes. Ningún narrador puede escapárseles. Ellos son los encargados de cumplir los propósitos literarios del escritor.

A veces, incluso, cobran vida (se autonomizan), y dominan al autor para que los complazca. Un gran ejemplo es la obra “Seis personajes en busca de autor” de Pirandello.

Nuestros personajes nos permiten realizar catarsis, viajes inolvidables, y nos abren la puerta para creer lo que hasta ahora nos parece imposible.

Algunas preguntas introductorias:

¿Cómo serías tú si fueras un personaje?

¿Cuáles son los miedos de tus personajes?

¿Puedes visualizar tu historia con tus personajes en acción?

¿Cómo sería una conversación con tus personajes? 

¿Tienes claros los datos biográficos de tus personajes?

Metodología:

Número de sesiones: las que sean necesarias (se recomienda un mínimo de 3).

Facilitado por Daniel Duque de forma presencial y a distancia: daniel.duque.gil@gmail.com.


Ejemplo de creación de un personaje:


Altagracia Camacho se da a conocer por Facebook (hazte su amigo: mujerquemanda@gmail.com) y con página: http://www.facebook.com/Lamujerquemanda. También tiene Twitter e Instagram: @mujerquemanda

Emite mensajes sobre política, feminismo, y... de lo primero que se le ocurre, sin filtro ni colador.

También tiene blog: http://www.lamujerquemanda.wordpress.com/en el que cuenta sus ideas para sacarnos de tanto caos.

Busca colaboradores para su Comando de Campaña del PIN (Partido de Integración Nacional) cuyo lema es "Por Todos y Para Todos, Altagracia Camacho la que va a mandar mejor que cualquier Macho".

Le damos la palabra a la propia Altagracia para que se presente:

¿Que quién soy? Vaya pregunta... soy guariqueña. A nosotros, los de Altagracia nos llaman gracitanos, pero como suena medio grasoso, yo prefiero que me digan graciosa.

Mi familia tiene una bodega en la que ayudo desde que nací y todavía... Siempre que voy a Altagracia ponen a Altagracia a atender la caja.

Me mudé a Caracas para ser actriz de novela (pero siempre me tocaba el papel de señora de servicio) así que para sobrevivir, vendí trajebaños, golfil, tupperwares. Para negociar sí que soy buena Camacho!

A mis 33 me entró una desesperación porque no me había casado. Amantes muchos, pero enseriamientos nada. Mi amiga Yajaiza decía: "Más vale casada, que mal trajinada", y me presentó un militar, quedé embarazada, y nos casamos.

En mi matrimonio las cosas fueron de mal en peor. Mi ex cada vez me celaba más, me quería poner controles de todo tipo (¡hasta de cambio!!!), para que yo no actuara, para limitarme. Él no quería ni que yo aprendiera a manejar, me mandaba a buscar con un chofer. Quería que me la pasara en puros desfiles militares, y a mí los desfiles que me gustan son los de moda. 

En varias discusiones me levantó la mano, luego compraba lujos para la casa, y que para tenerme contenta. Hasta me mandó a hacer las lolas, porque luego de mis dos partos me quedaron fue par de chancletas. Y con los niños: juguetes!

Un día me visitó Ramón (mi amigo dramaturgo) y nos quedamos bebiendo vino, nos dormimos en el chinchorro y cuando llegó mi ex ¡nos cayó a palos!!!!

Me fui a Altagracia de Orituco a hablar con mi mamá y decidí divorciarme. Cuando lo hice me solté el moño. Aprendí a manejar y todo, y comencé a actuar mejor, y hasta tengo un jujú con Ramón.

Un día, mientras yo hacía mercado, me secuestraron a mis hijos, los rescatamos, pero eso me dejó como loba herida. Como a su papá lo enviaron a hacer un curso de esos inútiles a Buenos Aires, y ellos querían ir, se fueron. Que su papá se los cale en su rebeldía adolescente, yo estoy tranquila porque a mis hijos les inculqué buenos principios, como el amor por el llano.

Ahora todo está a punto de cambiar. Me voy a mudar con Ramón que me propuso la idea de hacer juntos la novela: “La Mujer que Manda”, ¡en la que al fin soy protagonista!!! A veces me siento la mujer más afortunada del mundo, pero también estoy aterrada!!!

Con la fama que tendré, se me metió una idea en la cabeza: Me lanzaré a la Presidencia de la República, tal como hace el personaje que interpretaré en la telenovela.

Como fase inicial de mi campaña, haré un monólogo con el que recaudaré fondos para los afiches, porque la tarjeta de crédito ya no me da para más!!!

Esa soy yo #YoSoyAsí: Altagracia Camacho, y voy a mandar mejor que cualquier macho.

@mujerquemanda Cuento con ustedes. Ustedes cuentan conmigo.

Comentarios

Interesante los temas a tratar y su contenido. Reflejan la esencia del proceso de construcción de los personajes de una historia.
Ciertamente es así en la literatura, el cine, en el teatro y el arte en general. Estos constituyen el espejo de la realidad de un autor. Éste "espejo" es un lugar para exponer, criticar, mostrar, cuestionar, en fin, un sitio donde convergen; realidad, concepciones, abstracciones, sentimientos, reflexiones, pensamientos, la vida o una etapa de ella con la finalidad de generar "catarsis" tal y como se indica en uno de los puntos mencionados en el panfleto.
En la vida diaria, en el día a día, las personas que conocemos, que nos rodean, el núcleo principal del ser; madre, padre, hermanos en general son los primeros personajes que llegamos a conocer y en torno a éstos se construye nuestra realidad.
De igual forma, sucede con los amigos, compañeros, vecinos, o todos aquellos con los cuales se comparte la mayoría del tiempo.
Quienes están comenzando a escribir probablemente de manera inconsciente expresan su realidad convirtiéndose a sí mismo en el personaje más importante.
El autor merece tal reconocimiento, es quien escribe el principio y el final de su historia, adquirió ese derecho cuando se percató de aquello que le rodea.
Eso que hace parte de sí, cobra una nueva vida, desde su perspectiva, en las tablas o el medio donde la historia requiera ser mostrada.
En efecto, escribir sobre aquellos personajes que se conocen y hacen parte de sí, es un placer.
Insisto, adecuado los puntos a desarrollar, aplaudo la metodología y la práctica, complace la presencia de escritores invitados que puedan compartir experiencias con los asistentes. Un programa integral para mostrar los beneficios y facilidades del proceso de construcción de personajes, manifestado como un proceso propio, íntimo y natural que, como toda labor, requiere tiempo dedicación.
DD dijo…
Gracias Ana, excelente comentario. Los personajes son los espejos de la realidad de un autor. Totalmente de acuerdo también en que para crear algo loable hay que dedicarse.